remedio natural para dolores musculares
Sal y aceite de oliva para los dolores musculares
4 (80%) 1 voto

Los remedios naturales son un recurso muy utilizado en la mayoría de hogares, no dañan el cuerpo y los resultados que se obtienen al aplicar ciertas curas naturales son sorprendentes.

En anteriores posts ya hemos hablado sobre los diferentes beneficios del aceite de oliva para nuestra salud, pero hoy nos centraremos en un remedio natural: el tratamiento de sal y aceite de oliva.

Para empezar, diremos que esta mezcla de alimentos resulta muy beneficiosa para combatir los dolores musculares.

¿Notas que te duele mucho el cuerpo después de hacer deporte? ¿Tienes molestias en una pierna pero no te has dado ningún golpe? Puede que lo que tengas son dolores musculares, así que mejor que eches mano de este remedio. Notarás la diferencia.

Los dolores musculares cada día son mas frecuentes, y es que cada vez la esperanza de vida se alarga y nuestros huesos sufren las consecuencias.

En general se recurre a los fármacos. Ibuprofeno, paracetamol…seguro que tú también has acudido al botiquín en alguna ocasión para combatir los dolores musculares. Por ello hoy te presentamos un potente tratamiento basado en una mezcla de sal y aceite. Es ideal para la osteoporosis u otros problemas óseos y musculares.

Propiedades del aceite de oliva y la sal

El aceite de oliva es rico en unos elementos llamados polifenoles, que actúan como antioxidantes. De este modo, cuando el oro líquido entra en contacto con nuestro organismo, retrasa el envejecimiento celular.

Por su parte, la sal tiene una gran cantidad de magnesio para fortalecer nuestros tejidos. Por tanto, constituye un buen remedio al impedir el resentimiento de los mismos, ya sea por el paso del de tiempo o por la acción de alguna dolencia.

RELACIONADO  Beneficios y propiedades del aceite de oliva para las quemaduras

Tratamiento a base de sal y aceite

Para esta mezcla necesitaremos 1 vaso de agua (200 ml), 20 cucharadas de aceite de oliva (320 g) y 10 cucharadas de sal (100 g).

Para su elaboración, hay que seguir estos pasos:

  • Añade en un vaso de agua las 20 cucharadas de aceite y las 10 de sal
  • Mezcla todos los ingredientes hasta que conseguir una única mezcla y masajear las zonas afectadas durante 3 minutos.

Este tratamiento no es efectivo de manera inmediata, sino que necesitas aplicarlo al menos durante 10 días para empezar a notar resultados. ¿A qué esperas? Los ingredientes ya los tienes en casa 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPublicar