Publicado el

¿Por qué el aceite de oliva es el más beneficioso para la salud?

Seguro que has escuchado, o te han dicho, más de una vez, que el aceite de oliva es una de las grasas más beneficiosas para la salud, y sin duda, el aceite más recomendable para aliñar y preparar tus comidas. Esto es debido a que se recomienda el uso del aceite de oliva antes que aceites vegetales o de semillas.

Hoy en día hay una gran variedad de aceites: aceite de coco, aceite de aguacate, aceite de girasol… Cada uno es conveniente para un uso, pero lo que ninguno de ellos comparte con el aceite de oliva, y lo que hace característico a este, son los beneficios que reporta su uso para la salud humana.  

Por ello, hoy, vamos a indagar un poco más en los beneficios del aceite de oliva y vamos a darte 5 razones por las que el aceite de oliva es beneficioso para la salud. Para así ayudarte a concienciarte más de su uso, si es que todavía priorizas en otro tipo de aceites, y aumentes tu consumo, moderado, en aceite de oliva.

 

5 razones por las que el aceite de oliva es el más beneficioso para la salud:

Como se ha comentado al principio del artículo, numerosos estudios avalan la importancia del uso del aceite de oliva en el día a día, frente a otros aceites, debido a sus beneficios para la salud.

Todo ello comienza porque se ha comprobado que el consumo de aceite de oliva puede contribuir a prevenir enfermedades cardiovasculares. No obstante, esta es solo una de las múltiples funciones que puede tener en nuestro organismo el aceite de oliva. Veamos ahora las 5 razones por las que el aceite de oliva es beneficioso para la salud son:

1. Ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares:

El ácido oleico, correspondiente a la serie del Omega 9, así como otros ácidos grasos que se encuentran en el aceite de oliva, reducen los niveles de colesterol “malo” o colesterol LDL e incrementan los del “bueno” o HDL. Además, también ayudan a dilatar en mayor medida los vasos sanguíneos, por lo que hay una mejor circulación de la sangre, haciendo que disminuya la presión arterial.

2. Favorece el tránsito intestinal y ayuda a la función digestiva:

El jugo gástrico intestinal se compone de una solución de Cloruro de Sodio, que en ocasiones puede ser secretada. El consumo de aceite de oliva reducirá la secreción de ácido gástrico, junto con otras células epiteliales, lo que supondrá una menor acidez gástrica, y un menor riesgo de padecer enfermedades intestinales.

Estrechamente relacionado con esto, el aceite de oliva también ayuda a calmar el estreñimiento y lo reduce, ya que tiene un efecto laxante y favorece a una mayor absorción de los nutrientes. El aceite de oliva regula el tránsito intestinal ablandando las heces duras y eliminando la inflamación intestinal.

3. Mantiene la fortaleza y densidad de los huesos:

El aceite de oliva ayuda a la mineralización de los huesos, y al crecimiento de estos. Por eso, si tienes niños pequeños en casa es fundamental que las comidas se aliñen y se hagan usando aceite de oliva, ya que será beneficioso para ellos durante su etapa de crecimiento.

Además, no solo les reportará resultados positivos a tus hijos, sino también a ti, como persona adulta, ya que ayuda a aminorar la pérdida de densidad ósea, así como la pérdida de calcio, que en ocasiones acaba provocando enfermedades como la osteoporosis.

4. Ayuda a combatir la diabetes:

El aceite de oliva ayuda a disminuir el riesgo de complicaciones en pacientes con diabetes de tipo II. Las grasas saludables del aceite de oliva contribuyen a mantener regulados los niveles de azúcar en sangre, por ello se recomienda el uso de aceite de oliva en personas diabéticas, y no el de otro tipo de grasas saturadas, cuyo uso podría desencadenar en un aumento de peso, lo cual supondría un problema para el paciente diabético.

5. Retrasa el envejecimiento y favorece a una vida más larga:

El aceite de oliva reduce el número de enfermedades cardiovasculares y de cáncer. Numerosos estudios han registrado una mayor longevidad, y menor índice de mortalidad por enfermedades cardiovasculares y cáncer en países donde se usa con más frecuencia el aceite de oliva.

Además, los polifenoles, presentes de forma natural en el aceite de oliva, tienen un efecto antioxidante, que ayuda a retrasar la aparición de arrugas en la piel, y con ello el envejecimiento, a la vez que contribuye a mantener la elasticidad de la piel.

 

Publicado el

Receta de bacalao al pilpil con aceite de oliva

Seguramente, alguna vez hayas tenido invitados en casa y no hayas sabido qué hacer. Te habrás comido la cabeza pensando en algún plato rico y nutritivo que llevar a cabo y que a todo el mundo le guste. Pues bien, para cuando te veas en esa situación, aquí te mostramos la receta que te sacará del apuro, y con la que quedarás como una gran, o un gran, anfitrión, o anfitriona.

El bacalao al pilpil es un plato típico de Bilbao. La base de este plato es el bacalao y el aceite. Por eso, para su elaboración vamos a usar aceite de oliva: el mejor aceite de todos, el más beneficioso para la salud, y el más recomendable. Así como, deberás comprar bacalao desalado, pero con piel, ya que la piel es el punto clave y lo que hace que emulsione la salsa gracias a su gelatina.

No obstante, si no consigues hacerte con lomos de bacalao desalados, puedes desalarlos tú. Para desalarlos deberás de colocarlos 48 horas antes de hacer la receta en un recipiente de agua en la nevera y cambiar el agua cada 12 horas.

 

Ingredientes para el Bacalao al pilpil con aceite de oliva: 

  • 800 gramos de bacalao (divididos en 5 lomos)
  • ½ litro de aceite de oliva
  • 2 cabezas de ajos
  • Perejil fresco

 

Elaboración del bacalao al pilpil con aceite de oliva:

  • En primer lugar, deberás poner a fuego muy lento, una cazuela con el ½ litro de aceite y los ajos ya pelados. Deberás dejarlo así aproximadamente 30 minutos, hasta que los ajos adquieran un tono dorado, es decir, se confiten.
  • Una vez confitados los ajos, retiras la cazuela del fuego, y la dejas apartada unos minutos hasta que el aceite se temple. Si quieres que el proceso sea más rápido, puedes haber hecho esto la víspera del día anterior, y así pasar directamente a hacer el bacalao.
  • Mientras dejas que el aceite se vaya enfriando, puedes ir cortando los lomos de bacalao. Será fundamental que compruebes que no tienen espinas ni escamas, para que así les resulte más agradable de comer a tus comensales.
  • Cuando ya has limpiado y cortado los lomos de bacalao, se colocan en la cazuela donde tenías los ajos y el aceite, con la piel hacia arriba. Puedes quitar los ajos, si es que no te gustan, o a alguien de tu familia o amigos no les gustan, pero dejarlos le dará mayor sabor al plato.
  • Tras esto, pon la cazuela a fuego lento, para evitar que así hierva el aceite. Cuando aprecies que el bacalao ya ha soltado la gelatina propia de la piel, retira la cazuela del fuego y muévela realizando pequeños vaivenes, es decir, ligeros movimientos en forma de círculo, hasta que la salsa quede completamente emulsionada. El tiempo de cocción del bacalao es de, aproximadamente, 30 minutos.
  • Después, vuelve a colocar la cazuela a fuego lento y presiona los lomos de bacalao para que continúen soltando la gelatina restante y la salsa siga emulsionando. Si te gusta la salsa más picante puedes añadirle un poco de guindilla.
  • Por último, retira la cazuela del fuego, y deja que se enfríe un poco el bacalao. Cuando se haya templado un poco ya estará listo para servir. Eso sí, con cuidado para que no se rompa. Podrás acompañarlo de la salsa de la cazuela y puedes añadir el perejil como toque final al plato para decorar.

Ya ves que llevar a cabo una receta sana, nutritiva y rápida, no es nada complicado. Y lo mejor es que puedes usar productos y alimentos propios de nuestro país: bacalao, aceite de oliva, ajo y perejil. ¡No se puede pedir nada más!

Publicado el

3 mascarillas con aceite de oliva para rehidratar la piel después del verano

Después de todo el verano, seguro que notas que, ahora que el verano está llegando a su fin, tu piel no es la que era al principio. Probablemente te ha pasado de mirarte en el espejo, o salir de la ducha, y notar que tienes la piel seca, y que por más que la hidratas con cremas no es suficiente.

Quizás te hayas vuelto loca buscando cremas milagro que devolvieran la hidratación de tu piel. Pues bien, qué pensarías que la solución probablemente la tenías en tu cocina… Así es, el aceite de oliva es mucho más hidratante que la mayoría de cremas que venden en grandes franquicias de perfumería o en supermercados, y sobre todo, mucho más económico.

Y es que ahora que el verano se está acabando y probablemente tú tengas que volver a la “normalidad” de tu día a día y de la rutina, tu piel también necesita recobrar esa “normalidad” que ha ido perdiendo durante el verano a causa del calor, la playa, el agua salada del mar, el cloro de la piscina…

Por eso, vamos a enseñarte a hacer 3 recetas con aceite de oliva, que te dejarán la piel tan suave e hidratada como la de un bebé.

 

3 recetas de mascarillas con aceite de oliva para rehidratar la piel

Si quieres saber cómo se hacen, coge papel y boli, y apunta con atención. Tu piel te lo agradecerá.

 

Mascarilla a base de aceite de oliva y miel de abeja:

Para la elaboración de esta mascarilla usaremos miel de abeja y aceite de oliva. La combinación de estos dos ingredientes dan lugar a una mascarilla multivitamínica que reduce la sequedad de la piel así como las imperfecciones.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva ( 2 cucharadas ó 32 gramos)
  • Miel de abeja (1 cucharada ó 25 gramos)

Hay que aclarar que las cantidades que se muestran de los ingredientes corresponden a una cantidad predeterminada para la zona del rostro. Si quieres aplicar la mascarilla por otra zona en la que notes sequedad, deberás ajustar las cantidades a la extensión de esa zona del cuerpo.

Elaboración de la mascarilla:

  • En primer lugar, deberás poner los dos ingredientes en un recipiente, recomendablemente cóncavo, y mezclarlos bien, hasta que quede una pasta homogénea.
  • A continuación, lávate la cara con agua y jabón, o la zona del cuerpo donde te la quieras aplicar, y sécala bien. Después de que esté seca, ponte la mascarilla sobre la zona en la que quieras que actúe, y cúbrela con una fina capa del producto.
  • Deja que la mascarilla actúe durante aproximadamente 30 minutos. Pasados los 30 minutos enjuagate la cara, o la zona, con abundante agua y sécala.
  • Podrás repetir este proceso de 2 a 3 veces por semana.

 

Mascarilla con aceite de oliva y aceite de coco:

Esta mascarilla de aceite de oliva y aceite de coco, hace que se combinen los ácidos grasos del aceite de oliva con los antioxidantes del aceite de coco, dando lugar a una mascarilla con aceites naturales que ayuda a recobrar la hidratación de la piel, así como su firmeza, y contribuye a retrasar las arrugas y los signos de la vejez.

Ingredientes:

  • Aceite de oliva (32 gramos ó 2 cucharadas)
  • Aceite de coco ( 15 gramos ó 1 cucharada)

Pasos a seguir en la preparación de la mascarilla:

  • Esta mascarilla es muy sencilla de preparar y tiene incluso menos pasos a seguir que la anterior. En primer lugar, deberás de poner en un recipiente ambos aceites y mezclarlos bien hasta que hayas obtenido una mezcla homogénea.
  • Cuando tengas la mezcla homogénea, aplícala sobre la zona deseada, y deja que se absorba. Es importante que no enjuagues la zona, sino que simplemente dejes que la piel absorba por completo todos los nutrientes del aceite de oliva y el aceite de coco.
  • Esta mascarilla es recomendable aplicarla, mínimo, 3 veces por semana, para obtener unos mejores resultados.

 

Mascarilla reafirmante con aceite de oliva y clara de huevo:

Esta mascarilla, como se puede intuir por el título, ayuda a reafirmar la piel y a que recobre toda la hidratación de la que ha sido privada durante el verano.

Es una mascarilla que, debido a la proteína de la clara de huevo y las grasas del aceite de oliva, reparará al 100 % tu piel.

 Ingredientes:

  • Aceite de oliva (1 cucharada ó 16 gramos)
  • 1 clara de huevo

Proceso de elaboración de la mascarilla:

  • El primer paso a seguir para la elaboración de esta mascarilla es batir la clara de huevo.
  • Una vez batida, se mezclará con el aceite de oliva, removiendo la mezcla bien, para asegurarse de que ambos ingredientes se han unificado correctamente.
  • Obtenida la mezcla, se aplicará por el rostro, o por la zona deseada, y se dejará actuar entre 30 y 40 minutos.
  • Pasados los 30-40 minutos, deberás enjuagarte la cara, o la zona en la que hayas aplicado la mascarilla, con agua templada, realizando movimiento circulares durante el enjuague para que así la mascarilla se elimine más rápidamente.
  • Esta mascarilla de aceite de oliva y clara de huevo se puede aplicar de 2 a 3 veces por semana.

 

 

Publicado el

¿Cómo conservar el aceite de oliva?

Muchas veces, habrás oído decir que el aceite de oliva es oro líquido. Ahora, imagina por un momento que es oro de verdad, ¿a que no querrías que se estropease ni acabase en mal estado?

Quizás el aceite de oliva no es oro líquido, literalmente, pero sí que es muy valioso, y es fundamental conservarlo adecuadamente.

Seguro que si preguntas a muchos de tus familiares y amigos acerca de la importancia de conservar el aceite de oliva te dicen que nunca habían oído hablar de eso. El aceite de oliva está considerado como uno de los productos alimenticios más valiosos y cotizados de todo el mundo. Por ello, es primordial que aquel que usas en tu casa se conserve bien.

A nadie le gustaría tirar un lingote de oro a la basura porque se ha deteriorado y ya no vale nada, ¿verdad? Pues lo mismo sucede con el aceite de oliva.

Las propiedades del aceite de oliva van disminuyendo a medida que pasa el tiempo, el aceite se va oxidando y adoptando un sabor rancio. Dado que esto es un proceso natural que sufre el propio aceite, se pueden tomar medidas de conservación del aceite de oliva para no acrecentar la velocidad de este proceso natural.

Cierto es que el aceite de oliva no tiene fecha de caducidad, pero sí tiene una fecha de consumo preferente, y si no se conserva como es debido, su color, sabor y textura pueden sufrir alteraciones e incluso puede llegar a perder sus propiedades.

No obstante, tenemos la solución para que esto no te pase y puedas seguir disfrutando del aceite de oliva que tienes en tu casa durante mucho tiempo.

 

Consejos para la correcta conservación del aceite de oliva son:


1. Evitar la exposición al calor:

Es conveniente mantener el envase del aceite de oliva lejos del calor, da igual de qué tipo, ya sea el sol, la calefacción… La exposición directa o indirecta al calor puede provocar que los diferentes alcoholes se evaporen y que como consecuencia adquiera una textura mucho más ligera.

Por ello, hay que mantener el aceite de oliva en un lugar fresco y seco, a ser posible con poca humedad, y en el que la temperatura sea constante. La temperatura idónea para el mantenimiento del aceite de oliva se encuentra entre los 18 y 24 grados.

 

2. Protegerlo el aceite de oliva de la luz:

La luz directa es otra de las causas que provoca el deterioro del aceite de oliva. Por ello, se recomienda guardarlo en lugares oscuros, con poca luz, donde la luminosidad sea escasa. Para que haya una menor exposición del aceite de oliva a la luz, se recomienda utilizar aceiteras y envases pequeños para usarlos diariamente y así que la menor cantidad posible de aceite de oliva esté expuesto a la luz, guardando la cantidad sobrante en el lugar correcto para su conservación.

 

3. Mantener el envase bien cerrado:

Frecuentemente solemos utilizar el aceite y no nos pararnos a comprobar si después de usarlo lo hemos cerrado bien. Aunque el aceite de oliva tiene sustancias naturalmente presentes que actúan como antioxidantes, si no se cierra bien el envase, y se expone al oxígeno, acabará por oxidarse y adoptar un sabor rancio.

 

4. El frío no es la solución para la conservación del aceite:

Podemos pensar que dado que el calor perjudica la conservación del aceite de oliva, el frío tendría el efecto contrario, la favorecería. Esto es un error, el frío no tiene ningún efecto, ni positivo, ni negativo, en la conservación del aceite de oliva, más allá de que a temperaturas muy bajas acaba solidificándose.

 

5. Mantenerlo alejado de humos y olores:

Es habitual que cuando estamos cocinando, tengamos el aceite de oliva cerca de los fogones, porque así lo tenemos más a mano a la hora de usarlo. Pues bien, esto es un factor que deberás evitar, y es que el aceite de oliva es como una esponja que absorbe todos los olores y sabores, y el contacto con los humos y olores resultantes de cocinar lo irán estropeando con el paso del tiempo.

 


Estas son las medias que deberías adoptar para la óptima conservación del aceite de oliva. Además, no debes de olvidarte de ver la fecha de consumo preferente, y de tener en cuenta que no hay que rellenar aceiteras con residuos de otros aceites sin antes haberlas limpiado, ya que esto enranciaría el aceite de oliva.

 

Publicado el

Aceite de oliva y chocolate para una mejor salud

Sé que muchos de vosotros al leer el título de este artículo pensaréis «¿quéeeeee? ¿cómo es posible combinar 2 sabores tan diferentes?». Desde Tele Oliva queremos dejarte claro que sí pueden combinarse y que además, aportarán múltiples beneficios para tu salud.

¡Vayamos a ello!

 

¿Por qué deberías mezclar chocolate con aceite de oliva?

Antes de entrar en materia: no cantes victoria. Con este artículo tampoco queremos promover una alimentación no saludable totalmente alejada de la dieta mediterránea ¡ni mucho menos! De modo que lo que vamos a contarte a continuación conviene tomarlo en su justa medida.

Una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, afirmó que el chocolate negro enriquecido con aceite de oliva virgen extra es altamente beneficioso para disminuir el riesgo cardiovascular.

“Descubrimos que pequeñas dosis diarias de chocolate negro con un añadido natural de polifenoles procedentes del aceite de oliva virgen extra estaba asociado con una mejora del perfil de riesgo cardiovascular”. Este estudio, fue llevado por Rossaella Di Stenfano de la Universidad de Pisa, en el que durante 28 días se administraron 40mg de chocolate puro a hombres y mujeres con riesgo de hipertensión o enfermedad cardiovascular.

Tras el estudio, observaron que los participantes habían tenido un incremento de los niveles de las células progenitoras endoteliales, (las que se convierten en vasos sanguíneos) y una disminución de la producción de las células responsables del transporte de ácidos grasos.

“Nuestro trabajo indica que el aceite de oliva virgen extra puede ser un buen aditivo alimentario para ayudar a preservar nuestras células reparadoras« explicaba la autora.

 

Algunas ideas para tomar aceite de oliva con chocolate

Como ya vimos en algunos posts anteriores, puedes hacerlo con un rico helado de aceite de oliva acompañado de un cremoso sirope de chocolat o hacerlo al revés: un helado de chocolate con un poco de melón y un chorrito de aceite de oliva. Otras formas de consumirlo es preparando el bizcocho de aceite de oliva de nuestra abuela o bien con una receta de toda la vida: pan tostado con aceite, azúcar y chocolate rallado.

¡Te enamorarás!

Publicado el

Bizcocho 3-2-1 de aceite de oliva. Receta.

¿No es bonito teletransportarnos a nuestra infancia con las recetas que preparaban nuestros seres queridos? En Teleoliva hemos querido recuperar la receta de toda la vida: el bizcocho de yogur y aceite de oliva que preparaba nuestra abuela. Eso sí, al pedirle la receta logramos sacarle su secreto: ¡el toque de anís!

Cómo preparar un bizcocho de aceite de oliva

A continuación encontrarás una lista de todos los pasos y los ingredientes para que el bizcocho de aceite de oliva te quede bien a la primera. Reserva unos 40 minutos para poderlo preparar con calma y disfrutar de todo el proceso.

Ingredientes

1 yogur de limón (125gr)
1 vasito de yogur relleno de aceite oliva
2 vasitos de yogur relleno de azúcar moreno
3 vasitos de yogur rellenos de harina
3 huevos
1 sobre de polvo para hornear
2 cucharadas anís (opcional)
Piel de un limón (opcional)
Azúcar glass

Elaboración

1. Si lo preparas con antelación te recomendamos que la noche anterior aromatices el aceite de oliva calentándolo con la ralladura de limón y unas semillas de anís durante 1 minuto a fuego medio. Retíralo del fuego y déjalo reposar una noche entera.

2. Precalienta el horno a 180ºC.

3. En un bol, mezcla el yogur de limón con el aceite de oliva, el azúcar moreno, la harina tamizada con un colador y el polvo para hornear.

4. En otro bol, bate los huevos e incorpóralos a la mezcla anterior hasta que se hayan integrado. Opcionalmente, añade un poco de ralladura de limón y 2-3 cucharadas soperas de anís.

5. Engrasa el molde que vayas a usar con aceite de oliva y a continuación, vierte la mezcla anterior y hornéalo durante 35-45 minutos. Es importante que pasada la primera media hora lo pinches con un palillo para comprobar que ya está hecho. En el caso de que se te tueste por encima, cúbrelo con papel de aluminio.

 

Sugerencias de presentación del bizcocho de aceite de oliva

El bizcocho de aceite de oliva se puede presentar de muchas maneras. La tradicional y seguramente más conocida, es espolvoreando un poco de azúcar glass por encima. Si no hay niños en la casa, también se puede mojar con un almíbar de anís y si te atreves, con una bola de helado de aceite de oliva, ¡delicioso y refrescante!

Publicado el

Cómo aliviar una picadura de mosquito con aceite de oliva

¿Qué es lo malo de los meses de calor cuando puedes bañarte en una piscina? Para muchos, lo peor son sin duda, las picaduras de los temidos mosquitos. Es escuchar su zumbido justo antes de acostarnos y que se nos vayan las ganas de dormir.

En este artículo, queremos darte varias ideas para aliviar estas picaduras con nuestro producto más preciado: el aceite de oliva.

 

Pero antes de entrar en materia: ¿por qué nos molestan las picaduras?

La comezón que sentimos cuando nos pica un mosquito es a causa de la saliva que usan al momento de clavarnos su potente aguijón en nuestra piel. Es entonces cuando suelta su potente veneno que hace que la piel nos quede totalmente irritada.

Uno de los errores más comunes y que deberíamos evitar (sobretodo en los niños pequeños que no son tan conscientes de ello), es rascarnos la picadura. Lo único que vamos a conseguir con eso es correr el riesgo de que se nos infecte aún más.

Así que lo ideal es cargarnos de paciencia, mantener la picadura limpia y aplicar uno de los remedios caseros que te comentamos a continuación.

 

Remedios caseros para aliviar la picadura de mosquito

  • Aceite de oliva virgen extra

Es sin duda ¡el mejor de los remedios! Aplica unas gotas de aceite de oliva encima de la picadura y ocurrirá la magia: el dolor se irá en minutos. Si lo prefieres también puedes diluir las gotas con agua caliente y de esta manera será un poco menos pringoso.

  • La sal

Uno de los remedios predilectos y más fáciles de conseguir a la hora de aliviar el dolor de una picadura de mosquito. Frota la picadura con un poco de sal y enseguida notarás que te baja la intensidad del picazón.

  • Vinagre de manzana

Es un excelente antiséptico y te ayudará a prevenir la picadura antes de que se te infecte. Lo ideal es que apliques un poco de vinagre en una gasa o trozo de tela y a continuación, que la presiones suavemente encima de la picadura hasta que se empape de todas sus propiedades.

 

  • Zumo de lima o limón

Justo después de que te pique el insecto, exprime un limón y aplícalo directamente en la picadura. También puedes pegar una rodaja para no tener que sostenerla y recuerda: este remedio sirve tanto con lima como con limón.

  • Barro

Mojar un poco de tierra limpia con agua aportará frescor en la zona de la picadura, disminuirá el dolor y a la vez, reducirá el hinchazón.

 

¿Cuál es tu remedio favorito para aliviar el comezón de una picadura de mosquito?

Cuéntanoslo a continuación ya que en TeleOliva somos todo oídos 🙂 Es más, te dejamos con otro artículo relacionado para que sigas explorando otros beneficios del aceite de oliva para la piel.

Publicado el

3 ideas para rellenar las aceitunas

 

Nuestra mente inevitablemente conecta momentos de relax con fines de semana, vacaciones y un poco de terraceo. Con la llegada del verano: ¿qué hay más atractivo que unas buenas aceitunas con un refresco? En este artículo, hemos querido acompañarte dándote 3 ideas sorprendentes para rellenar las aceitunas y tomarlas como tapa mientras acompañas tu bebida.

¿Cómo rellenar las aceitunas?

Antes de entrar en materia, vamos a ponernos con lo esencial: ¿cómo rellenamos las aceitunas? Aunque por internet encontrarás muchas máquinas dedicadas a ello, desde aquí te recomendamos que te pongas práctico y que lo hagas de forma tradicional: con un cuchillo. Abres la aceituna, la rellenas y la unes con un palillo, poniendo hasta 3 en el mismo.

¡Así de fácil!

 

3 rellenos sorprendentes para las aceitunas

Más allá del relleno clásico de anchoas, hay muchos otros que podemos usar en las aceitunas. Presta atención ya que te los vamos a nombrar uno a uno a continuación 🙂

  • Aptos para veganos

Aquellos que no tomen carne ni pescado, pueden optar por rellenos de patés vegetales como por ejemplo de hummus o bien de hummus de pimiento rojo asado. Otra opción son los pimientos del piquillo sin hummus o los champiñones laminados con ajo y perejil. Más allá de estos patés, también quedarán riquísimas con pasta de almendras o avellanas tostadas. ¡Sorprendente y delicioso!

  • Pescado

Como no, el pescado también es uno de los ingredientes estrella para rellenar las aceitunas. Te recomendamos que optes por anchoas enteras, boquerones, salmón ahumado, gambitas o bien tacos de atún.

  • Embutido

Para los que busquen algo más contundente, pueden optar por embutidos como el jamón ibérico, el lomo o el chorizo. Trocearlos en tacos muy pequeñitos y hacer una crema con queso de untar que a la vez, pueden sazonar con hierbas provenzales. ¡Irresistible!

 

¿Cuál es tu relleno favorito?

Cuéntanoslos en los comentarios y si te animas, también te recomendamos que eches un ojo a estas otras recetas con aceite de oliva para el verano.

Publicado el

Beneficios del té de hojas de olivo

Si estás buscando una alternativa saludable al té verde que no contenga cafeína, el té de hojas de olivo puede ser tu solución ideal. En este artículo compartiremos contigo todos los beneficios de esta bebida milenaria.

Los beneficios del té con hojas de olivo

Esta bebida ya se tomaba en el antiguo Egipto con fines medicinales puesto que las hojas de olivo en estado natural contienen un antioxidante muy beneficioso llamado oleuropeina.

Es más, sabemos que sus propiedades nos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico, pudiendo ayudarnos a bajar la fiebre y siendo un gran aliado para luchar contra resfriados y contra la gripe.

También nos ayuda a desintoxicar el organismo, teniendo el doble de capacidad antioxidante que el té verde.

Además de eso, es anti-fúngico, antibacteriano y antiinflamatorio y te ayuda en el tratamiento de la fatiga crónica y alergias.

Puede también ayudar a aquellos que sufren de gota o reumatismo tomando esta infusión.

 

La mejor forma de preparar té con hojas de olivo

Para preparar este té es imprescindible que hagamos una mezcla con hojas de olivo secas. De esta forma conseguiremos sacar su máximo sabor.

Teniendo esto, tenemos que poner a hervir 30 gramos de hojas de olivo por 1 litro de agua hasta que el agua haya reducido a la mitad, ¡así de fácil!

Esperamos que te atrevas a probarlo y que te enamore su sabor. Verás que es un poco más suave y dulce que el té verde pero con toque picante, quedando con un color entre amarillo y ámbar.

Para endulzarlo, te recomendamos que lo hagas con Stevia o sacarina. De esta forma te beneficiarás de todas sus propiedades sin sumar calorías innecesarias 😉

¿Buscando otras ideas con hojas de olivo? No te pierdas nuestro post en el que te contamos cómo crear tu corona de ramas de olivo.

Publicado el

Cómo hacer paté de aceitunas, olivada o tapenade

Llega el calor y con ello cada vez nos apetece salir a cenar al fresco o bien hacer un picnic para disfrutar de la naturaleza, o bien para ir a pasar un día cerca de algún río o lugar para bañarnos. Todo nos sabrá mejor si lo empezamos dipeando en un buen paté de aceitunas.

Cómo hacer paté de aceitunas

Cabe decir que esta es una receta muy sencilla de preparar, con ingredientes que encontraremos en cualquier supermercado y además, apta para veganos (si no le ponemos anchoas, por supuesto).

Además, podremos hacer 2 variantes de ella: una con aceitunas verdes y otra con aceitunas negras, siendo una genial alternativa a los patés hechos con una base animal.

Ingredientes

150 gr. aceitunas arbequinas o negras deshuesadas
30 ml. aceite de oliva virgen extra
1 cucharada sopera de alcaparras (opcional)
1 anchoa (opcional)

Elaboración

El primer paso es pesar todos los ingredientes para tenerlos a mano y en el caso de que tus aceitunas aún no estén deshuesadas, deberás quitarles el hueso con la ayuda de un cuchillo.

Seguidamente deberás introducir en el vaso de la batidora todos los ingredientes y batirlos hasta que quede una pasta homogénea.

Ya tienes listo tu paté de aceitunas. No hace falta que le añadas sal, solo que si lo guardas en la nevera debes hacerlo dentro de un recipiente hermético.

¡Buen provecho!

Sugerencias de presentación del paté de aceitunas

Sirve el paté con pan tostado, pan labash, tostaditas de canapé o bien con crudités de verduras como palitos de zanahoria, de apio o de pepino si estás buscando una versión más saludable.

Como topping, puedes esparcir por encima un poco de sésamo tostado (negro o blanco), semillas, pipas de girasol o de calabaza y/o alcaparras.

Para más ideas de recetas con aceite de oliva, consulta nuestro artículo de recetas de verano con aceite de oliva.